microsoft-reveals-the-official-windows-10-wallpaper-485311-4Es común que el rendimiento de los ordenadores actuales disminuya después de algún tiempo de uso. La contaminación por el virus puede ser el culpable del bajo desempeño de la máquina, por supuesto. Pero la lentitud del sistema no siempre se debe a la presencia de malware.

Los registros de errores, archivos temporales inútiles y programas que se ejecutan en segundo plano, por ejemplo, son algunos de los responsables de los accidentes y errores. En este artículo usted aprenderá cómo mejorar el funcionamiento general de la de Windows. Seleccione los programas que deben ser iniciados con el PC, limpiar su disco duro y gestionar las tareas del sistema a partir de estos consejos rápidos.

Nota: Este tutorial está dedicado a los usuarios novatos de Windows 10, sin embargo, también se aplica a las versiones anteriores del sistema operativo.

 

1.- Administrar el consumo de RAM y CPU

 

Los programas y servicios “hambrientos” de RAM y CPU son villanos cuando se trata del mal desempeño del sistema. Si el equipo tiene entre 1 y 2 GB de RAM, es probable que las aplicaciones como antivirus y navegadores están comprando gran parte de los recursos.

fsdfsd

Gestionar la ejecución de los programas y evaluar “tolerancia” de las aplicaciones es fácil. Presione las teclas “Ctrl+Shift+Esc” para abrir el Administrador de tareas. A continuación, comprobar qué servicios aparece en la parte superior de las listas de “CPU” y “memoria”. Ahora haga clic con el botón derecho del ratón sobre los programas que consumen los procesos y memoria RAM y elija la opción “Finalizar tarea”.

Precaución: Cuando se ejecuta este comando, la aplicación seleccionada se cierra de inmediato. Se pierde, por lo que un documento de Word guardado o no un formulario en línea incompleta, por ejemplo.

 

2.-  Acelerar el inicio del sistema

 

El proceso de inicio de sesión puede acelerarse si algunos programas iniciados con el sistema están desactivadas. Se incorporó en Windows 8 y versiones superiores (8,1 y 10) puedes administrarlo a través del Administrador de tareas.

 

Screenshot_1

Utilice el comando “Ctrl+Shift+Esc” y seleccionar la opción “Arranque”. Para deshabilitar aplicaciones que se ejecutan durante el arranque de Windows hacemos clic derecho y “Desactivar.

3.- Cierre los programas que se ejecutan en segundo plano

 

Cerrar las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano también puede optimizar el rendimiento de tu ordenador.

 

Screenshot_2

 

Seleccione la flecha que aparece al lado del reloj, a continuación, se ejecutan aplicaciones secundarias. Haga clic en el botón derecho sobre uno de los servicios y cierre las aplicaciones que no comprometan las acciones de Windows.

4.- Reducir animaciones para mejorar el rendimiento

Otra función nativa de Windows permite la optimización del sistema sin ningún tipo de complicación. Mientras animaciones como el sombreado del ratón y cuadros de lista desplazamiento suave llenan los ojos de los usuarios, la memoria RAM y CPU terminan siendo consumido vorazmente por los efectos visuales.

Screenshot_4

A continuación, haga clic DERECHO en el botón Inicio a la izquierda de la barra de herramientas y seleccione “Sistema”. A continuación, vaya al enlace “Configuración avanzada del sistema.” En la pestaña “Rendimiento”, abrir las opciones de “Configuración”. Por último, seleccione la opción “Ajustar para obtener el mejor rendimiento” y pulsa “Aceptar”.

5.- Activar modo de arranque rápido oculto

En alguna configuraciones de Windows 10 es posible encontrar una configuración oculta de arranque rápido del sistema.

Para poder activarla seguiremos estos pasos:

  1. En el buscador o Cortana escribiremos Opciones de energía.
  2. Accedemos a las opciones.
  3. Pulsamos sobre “Elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado”
  4. “Cambiar la configuración actualmente no disponible”
  5. Marcamos la opción de “Activar inicio rápido”

chaval

 

Share This